Casa Bevanda - alojamiento en Medjugorje

 

En 1981, cuando comenzaron las apariciones, la vida de la parroquia cambió: Nuestra Señora eligió para sus testigos y compañeros de trabajo no solo a los seis videntes, sino a toda la parroquia y sus peregrinos. Esto se dijo expresamente en el siguiente mensaje: "He elegido esta parroquia de una manera especial y deseo dirigirla" (1 de marzo de 1984).

El 24 de junio de 1981, alrededor de las 6 pm, seis jóvenes ,IvankaIvanković, Mirjana Dragićević, Vicka Ivanković, Ivan Dragićević, Ivan Ivanković y Milka Pavlović; vieron en la colina llamada Crnica, a varios cientos de metros sobre el lugar llamado Podbrdo, un mujer joven con un niño en brazos, que les dio una señal con la mano para acercarse. Sorprendidos y asustados, no se acercaron a ella.

 

Al día siguiente, el 25 de junio de 1981, al mismo tiempo, cuatro de ellos: Ivanka Ivanković, Mirjana Dragićević, Vicka Ivanković e Ivan Dragićević, se sintieron fuertemente atraídos hacia el lugar donde habían visto a la persona el día anterior que habían reconocido como Nuestra Señora, Marija Pavlović y Jakov Čolo, se unieron a ellos. El grupo de visionarios de Medjugorje se formó. Ellos oraron y hablaron con Nuestra Señora.

Es por eso que el 25 de junio se celebra como el aniversario de las apariciones. Según el testimonio de los videntes, a partir de ese día tuvieron apariciones diarias, juntas o por separado, dondequiera que estuvieran. Milka Pavlović e Ivan Ivanković nunca volvieron a ver a Nuestra Señora.

 

El tercer día de las apariciones, el 26 de junio de 1981, Nuestra Señora hizo el llamado a la paz por primera vez con las palabras: "¡Paz, paz, paz, y solo paz! ¡La paz debe reinar entre Dios y el hombre y entre los hombres! "Atraídas por las apariciones y los mensajes de Nuestra Señora, la gente, primero los feligreses y luego de otras aldeas y de todo el mundo, comenzó a reunirse y rezar.

 

La persecución de los visionarios, de sus padres y parientes, de los feligreses y sacerdotes, e incluso de los peregrinos comenzó inmediatamente después que empezarán las apariciones. Los videntes fueron llevados para investigaciones policiales y exámenes psiquiátricos, pero siempre se dijo que estaban sanos. La misma conclusión provocó nuevos exámenes realizados en los años siguientes.

 

El P. Jozo Zovko, párroco de Medjugorje en ese momento, fue arrestado un mes y medio después de la primera aparición. Aunque inocente, fue condenado por un tribunal comunista a tres años y medio de prisión.

 

Gracias a las apariciones de Nuestra Señora, Medjugorje (una simple parroquia del pueblo) se convirtió en un lugar de reunión para una multitud de peregrinos de todo el mundo,(en los primeros 20 años, más de 20 millones), y en uno de los mayores centros de oración del mundo , comparable a Lourdes y Fátima. Innumerables testigos dicen que, precisamente en este lugar, han encontrado fe y paz.

 

Según el testimonio unánime de los videntes, Nuestra Señora les da mensajes para transmitir a la parroquia y al mundo. Abordan principalmente la PAZ, la FE, la CONVERSIÓN, la ORACIÓN Y EL AYUNO. Los feligreses y los peregrinos deben primero ser testigos de las apariciones y los mensajes de Nuestra Señora, y luego, junto con los visionarios, unirse a ella en la realización del plan de conversión del mundo y su reconciliación con Dios.

 

A fines de 1982, Nuestra Señora se dirigió a través de locuciones interiores (locutiocordis) a dos niñas de diez años, Jelena y Marijana Vasilj. A través de su grupo de oración, La Virgen María dio ( 1983 a 1987)  consejos  al movimiento de oración que fue creado desde el comienzo de las apariciones.

Los mensajes de Nuestra Señora dados en Medjugorje constituyen una escuela específica de paz, de oración y de amor

 

Copyright © 2019, Casa Bevanda. Developed by Animat studio.